Baños pequeños modernos

En los últimos años, el estilo minimalista ha conquistado los baños más modernos y urbanitas. Una tendencia que se caracteriza por la extrema simplicidad de las formas, donde las líneas puras, los espacios despejados y los tonos neutros son los protagonistas de ambientes llenos de equilibrio.

Para conseguir un baño minimalista debemos dar gran importancia al espacio y no prestar tanta atención a los elementos decorativos. Para ello, lo mejor es centrarnos en las piezas de baño tratando de crear un ambiente cómodo y sobrio donde todos los elementos combinen de forma armónica.

Las formas geométricas y simples cuidan el volumen y marcan los perfiles. El diseño depurado de las líneas rectas de la bañera Mitta genera una sensación de orden y bienestar, encajando con las líneas de esta corriente.

El uso de tonos suaves, como crudos y blancos, de manera monocroma en techos, suelos y paredes nos ayudarán a crear espacios libres, amplios y luminosos, tan valorados en este estilo. Para no entorpecer esta sensación, debemos optar por la cantidad necesaria de piezas auxiliares y distribuirlas racionalmente, como una silla en una esquina o un mueble debajo del lavabo. Los lavabos y sanitarios de la serie Eos poseen un diseño de líneas suaves y perfiles redondeados que aportan armonía a la estancia.

Una decoración austera es otro de los fundamentos. Así, una de sus principales características es la de evitar el desorden y no acumular productos innecesarios en un espacio. Un mueble de amplios cajones con varios compartimentos, como el modelo Cuarzo nos ayudará a  mantener todos los enseres en orden.

La madera es unos de los materiales más usados en este estilo, sobre todo la podemos ver en suelos y muebles. Otros elementos rústicos, como el cemento y la piedra en estado natural, son también muy recurridos. Series cerámicas como Irati  y Sabana, con acabados que imitan la madera, o colecciones como Vesubio inspirada en piedra caliza, aportan un toque natural al baño.

¿El minimalismo acepta accesorios? La respuesta es que sí, pero con moderación. Debemos evitar decoraciones barrocas, textiles de estampados y de colores “agresivos”, como el rojo, y decantarnos por aquellos de tonos tostados, marfiles o negros, los cuales aportan frescura y relajación. Los accesorios del baño, como portapapelestoalleros… mejor si tienen líneas sencillas, como los de la colección Pure. Hay que destacar que esta corriente tiene variaciones hacia el zen y el orientalismo, siendo bienvenidos algún detalle de estilo oriental, como una alfombra de bambú o un florero de cañas.

Fuente: Gala.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPublicar comentario